3. El cachorro llega a casa (descubrimiento del mundo)

Cuando antes se acostumbre nuestro cachorro a los nuevos estímulos, más fácil y efectivo nos será su proceso de educación.

Un proceso temprano y gradual

Aislar al cachorro es siempre contraproducente. Debemos comenzar a mostrarle situaciones nuevas antes de tres meses. A partir de los cuatro meses nos será más difícil, aunque no imposible, habituar al perro a su nuevo entorno.

La adaptación debe hacerse gradualmente, para que el cachorro pierda paulatinamente el temor a lo que no conoce. Cada vez que el perro progrese, es bueno mostrar aprobación mediante un premio o un gesto de cariño.

Las tareas de higiene pueden ser complicadas al principio ya que el cachorro no está habituado a que lo manipulemos. Aunque al principio lo rechace, poco a poco lo tomará como algo habitual.

Las visitas al veterinario también tiene que convertirse en algo normal, y no asociarlas a cuando el cachorro tiene un problema. Controles rutinarios son buenas excusas para llevar al perro al veterinario.

Si el perro debe viajar en coche, es importante que se acostumbre cuanto antes y es recomendable no darle de comer antes del viaje.

En la calle

En el exterior, los cachorros tiene infinidad de estímulos para su desarrollo, pero no debemos ser reacios a sacarlos por miedo a que contraigan enfermedades, un temor infundado si ya se le han puesto todas las vacunas. Si ese es el caso, cuantos más lugares distintos conozca, mejor.

Notas:
La adaptación se basa en buena parte en la confianza del animal con su propietario.
Habituar al cachorro a nuevas situaciones es fundamental para su desarrollo y aprendizaje.

Recuerda dar un buen pienso a tu cachorro, aquí podrás comprar un saco de pienso para cachorros.

Saco de Pienso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *